Para elaborar nuestra puntuación Grasaffinity tenemos en cuenta una serie de criterios que nos gustaría explicaros. Las votaciones siempre irán del 0 al 10, siendo 0 la peor nota posible y 10 la máxima.

Los criterios son los siguientes:

  • Calidad. Se trata de un punto clave, si los ingredientes con los que se prepara la comida no son de buena calidad, el producto final difícilmente lo será.
  • Salubridad. Este criterio puede llegar a ser malinterpretado, con él queremos hacer referencia a cómo la comida sienta. Si no podemos dormir en toda la noche después de habernos “graseado”, consideraremos que dicho local es poco salubre o beneficioso para nuestra salud.
  • Ubicación. Tendremos en cuenta sobre todo dos cosas, la primera de ellas es dónde está situado el establecimiento, y  la segunda es la facilidad de aparcar nuestro vehículo cerca. ¡En Grasaffinity no nos gusta andar!
  • Servicio. Bueno, en cuanto al servicio no creo que haya ninguna duda. Nos gusta que se nos trate bien cuando estamos pagando por comer.
  • Tiempo de entrega/espera. Valoramos el tiempo transcurrido entre que pedimos la comida hasta que ésta está lista para comer, ya sea en casa o en el restaurante. La espera a Grasaffinity altera.
  • Precio. Somos conscientes de que el precio puede oscilar en función de lo que estemos comiendo o, sobre todo, de dónde lo estemos comiendo. En este criterio simplemente reflejamos la relación cantidad-calidad-precio, es decir, si estamos satisfechos con lo que hemos pagado y con lo que hemos comido.
  • Contundencia.  Algo importante para Grasaffinity es no pasar hambre. Estamos seguros de que éste será el criterio más a tener en cuenta. Aquí valoraremos si hemos quedado satisfechos con la comida o hemos tenido que pedir más cantidad. Como ya sabéis #hacerdietaesdecobardes